NC State Extension Publications

 

Debes ser el cambio que deseas ver en el mundo.”— Mahatma Gandhi

El fastidiar a otros en las paradas de autobús, amenazar en el patio de recreo, tirar piedras, dar puntapiés, o empujartodo ello es normal para un buscapleitos. Los niños saben quienes son los buscapleitos, mucho antes de que los maestros y padres lo sepan. Sin embargo, los niños no denuncian a los buscapleitos. Tienen miedo a que la intimidación sea peor si la denuncian, o temen convertirse en la próxima víctima si intentan ayudar a otra persona. Y, tristemente, la mayoría de las víctimas creen que nadie les va a ayudar o que se pueda detener al buscapleitos a pesar de que se le acuse.

Los niños por naturaleza suelen ser egocéntricos, y las burlas o comentarios dañinos son parte del conflicto a cualquier edad. Una riña o una pelea ocasional no es intimidación. La intimidación ocurre cuando un niño/a se convierte en el objeto de varias acciones negativas de forma repetida. El buscapleitos quiere demostrar que tiene mas poder que la victima.

¿Qué podemos hacer?

La conducta intimidatoria en la escuela primaria puede fácilmente llegar a convertirse en violencia en la escuela secundaria y superior (Middle y High School). Un chico que es un buscapleitos a sus ocho años es tres veces más probable que sea declarado culpable de un delito cuando llegue a sus treinta años y menos probable que otros en acabar los estudios universitarios y encontrar un buen trabajo. Es más probable que las chicas buscapleitos críen a niños buscapleitos (Eron, 1987).

Los padres y maestros deben detener la intimidación antes de que alguien resulte perjudicado. Es importante enseñar a los niños estrategias de prevención frente a la intimidación, tales como:

  • ignorar la intimidación
  • pretender que no se oye
  • alejarse rápidamente
  • utilizar el lenguaje corporal para parecer confiado, fuerte, y positivo, aún cuando tenga miedo
  • gritar, “No, vete” lo más fuerte posible
  • contándoselo siempre a un adulto de confianza.
¿Cuáles de estas declaraciones son verdaderas?
Verdadero Falso
1. Los buscapleitos son chicos.
2. Las víctimas generalmente se lo buscaron.
3. Los buscapleitos suelen fracasar en la escuela.
4. Los buscapleitos son más grandes que sus víctimas.
5. Los buscapleitos no piensan verdaderamente herir a sus víctimas.
6. Tener aspecto diferente es la principal razón por la que los niños son intimidados.
7. Si la víctima se defiende, el buscapleitos dejará de molestar.
8. Otro niños deben alejarse de los casos de intimidación o también pueden convertirse en víctimas.
9. Juntar a los padres de la víctima y del buscapleitos para dialogar es una buena idea.
10. Los buscapleitos son inseguros y tienen poca autoestima.

Respuestas

  1. Falso. Tanto los chicos como las chicas intimidan, pero sus tácticas son normalmente diferentes. Los chicos suelen intimidar con agresión física, mientras que las chicas utilizan el aislamiento social o la humillación.
  2. Falso. Los buscapleitos son los responsable de la agresión. En lugar de buscar victimas al azar, los buscapleitos escogen a las víctimas debido a sus características y conductas que les convierten en blancos más fáciles. Estos rasgos incluyen el ser físicamente débil, el llorar con facilidad, ser nervioso e inseguro, y la carencia de habilidades sociales apropiadas para su edad.
  3. Falso. Los buscapleitos suelen tener un nivel académico promedio o un poco inferior al mismo.
  4. Falso. Los buscapleitos tienen todo tipo de tamaños, y los buscapleitos pueden intimidar incluso a víctimas que son más grandes que ellos si hay un desequilibrio de poder (el buscapleitos es más mayor de edad o forma parte de un grupo).
  5. Falso. Los buscapleitos no sienten compasión por sus víctimas y se creen justificados en sus acciones.
  6. Falso. El tener aspecto diferente es una de las razones por las que se convierten en víctimas, pero no es la razón principal. El aislamiento (estar solo, el no tener amigos) y el tipo de personalidad son los factores determinantes.
  7. Falso. Devolver la agresión no suele ser eficaz y, de hecho, incita al buscapleitos a provocar más ataques. Sin embargo, el tener confianza (contar verbalmente como te sientes, o llamando a un adulto para te ayude), en lugar de la agresión, suele ser eficaz.
  8. Falso. Cuando los buscapleitos se encuentran con un frente unido de sus compañeros que apoyan a las víctimas y demuestran que la conducta intimidatoria no es socialmente aceptable, pierden su poder.
  9. Falso. No es una buena estrategia el reunir al padre/madre de un buscapleitos y al padre/madre de una víctima. Hay varias razones. Los padres pueden ser una de las causas parciales del mal comportamiento del buscapleitos. Los padres pueden sentirse inclinados a enfrentase o se pueden avergonzar si se les junta. Júntese con cada grupo de padres individualmente para proporcionarles la ayuda específica que requiere su hijo/hija.
  10. Falso. Los buscapleitos no son niños angustiados, o inseguros, sino que tienen una imagen sumamente positiva (a menudo poco realista) de sí mismos, que refleja una gran necesidad de dominar mediante el poder y la amenaza.

Si un niño/a no puede librarse de un buscapleitos por sí mismo/a, un adulto puede tener que intervenir para hablar con el buscapleitos y su familia. El reemplazar las acciones negativas del buscapleitos con actividades positivas es algo fundamental.

Padres de familia:

  • Escuchen a sus niños. Anímelos a hablar sobre la escuela, actividades sociales, sobre los otros niños en la clase; y sobre el trayecto hacia y desde la escuela, para poder identificar cualquier problema que puedan tener.

  • Tome en serio las quejas de intimidación. Compruebe incluso las quejas menores. Los niños a menudo suelen tener miedo o vergüenza a la hora de contarle a alguien que están siendo intimidados, así que escuchen sus quejas.

  • Observen si hay síntomas de que sus hijos son víctimas de la intimidación, tales como el aislamiento, una bajada en las notas, ropa rasgada, o una necesidad mayor de dinero o útiles escolares.

  • Notifíquele inmediatamente a la escuela u organización si cree que sus niños están siendo intimidados, de manera que los adultos puedan supervisar las actividades de los niños.

  • Trabaje con otros padres de familia para asegurarse que se controla a los niños del barrio en su trayecto hacia y desde la escuela.

  • No intimide física o verbalmente a sus hijos. No grite o ignore a sus hijos cuando se portan mal. Felicite el buen comportamiento de sus hijos hacia otros. Hágales saber que el buen comportamiento se valora.

  • Ayude a sus hijos a encontrar formas de controlar su enojo (haciendo ejercicio, dibujando, usando barro o arcilla, hablando). Hágales saber que la conducta intimidatoria no será tolerada.

  • Pase tiempo adicional con sus hijos y vigile sus actividades, involucre a sus hijos en un trabajo voluntario para que puedan aprender a ayudar a otros.

  • Enseña a sus hijos formas de resolver disputas sin palabras o acciones violentas. Enséñeles habilidades de protección personal—cómo caminar con confianza, el mantenerse alertos a lo que sucede a su alrededor, y a defenderse de forma verbal.

  • Proporcione pasatiempos sanos y no violentos. La violencia en la televisión, en los cines, y en los juegos y juguetes fomenta la agresión y aumenta la conducta hostil.

  • Involucre a los niños que tienen gran energía o tendencias agresivas en algunas actividades especiales, tales como deportes, karate, o música, que les ayudará a confiar en si mismos y ganarse el respeto de los otros niños.

Maestros:

  • Lean un libro sobre buscapleitos en la clase.

  • Observe a los niños cuando juegan. Elogie a los niños que demuestran conductas amables y de buena fe.

  • Anime a los estudiantes a que utilicen su energía de forma positiva a través de actividades físicas saludables.

  • Anime a los niños a crear una red de amigos de confianza.

  • Dígale al buscapleitos, “No” y enseñe a los a niños a decir al buscapleitos, “No,” para limitar su poder.

  • Haga preparativos para que el buscapleitos:

    • llame a su padre/madre para explicar la conducta inadecuada

    • coma con, o haga algo bueno, para el estudiante al que intimidó. (Esto requiere vigilancia por parte del adulto y la buena voluntad de ambos niños)

    • que ayude a otros, como ayudar a un niño/a más joven con el trabajo escolar. (Es mejor adiestrar y dirigir al buscapleitos con esta actividad y emparejarlo/la con un niño/a que no ha sido intimidado y que acepta la ayuda).

Resumen

Los niños no pueden prosperar cuando están asustados. Al final, todos los niños se ven afectados cuando no se lidia con la intimidación. Las víctimas se sienten humilladas y temerosas, y algunos reciben tormentos físicos y lesiones. La mayoría silenciosa de los niños, esos que se mantienen a corta distancia y observan, también se ve afectada. Algunos tienen miedo, en secreto, de ser objetos de intimidación. Los buscapleitos también pierden. Los padres de familia y las escuelas juntos pueden detener este ciclo al proporcionar un ambiente que fomenta el bienestar de todos los niños en la escuela y en el hogar.

Libros sobre la intimidación:

Bullies Are a Pain in the Brain (Los buscapleitos son un dolor en el cerebro), de Trevor Romaní.

How to Handle Bullies, Teasers and Other Meanies (Cómo lidiar con los buscapleitos, bromistas y otros villanos): Un Libro que quita la molestia a los insultos y otras cosas sin sentido, de Kate Cohen-Posey.

Simon’s Hook; A Store About Teases and Put-downs (El Gancho de Simon); Un Cuento Sobre Burlas y Humillaciones, de Karen Gedig Burnett.

Nobody Knew What to Do (Nadie supo qué hacer): Un Cuento sobre la Intimidación, de Becky Ray McCain.

Para más información

Childhood Aggression (Agresión infantil)

StopBullying.gov

Nacional Crime Prevention Council

Referencias

Eron, L. “Aggression through the ages,” School Safety (La agresión a través del tiempo, Seguridad en la Escuela), otoño (1987): 12-16.

Author:

Professor Emeritus
Agricultural and Human Sciences

Publication date: March 1, 2003
Last updated: Sept. 29, 2017
FCS-505S

La universidad N.C. State University y la universidad N.C. A&T State University se comprometen a llevar a cabo acciones positivas para asegurar la igualdad de oportunidades independientemente de la raza, el color de la piel, el credo, el origen nacional, la religión, el sexo, la edad, la condición de veterano de guerra, o la discapacidad de la persona. Además, las dos universidades acogen a toda persona independientemente de su orientación sexual.

North Carolina State University and North Carolina A&T State University commit themselves to positive action to secure equal opportunity regardless of race, color, creed, national origin, religion, sex, age, veteran status or disability. In addition, the two Universities welcome all persons without regard to sexual orientation.